Buscanos en facebook

www.facebook.com/laperladeldesierto

PROXIMAMENTE!!!

PROXIMAMENTE!!!

LLANTERA MEXICALI

LLANTERA MEXICALI

----------------------

----------------------

lunes, 28 de mayo de 2012

¡En el nombre del PRI, del PAN y del PRD!


Por: Lic. Jesús Benigno Pérez González 

Si bien es cierto que estamos en una sociedad democrática, plural e incluyente; y un estado de derecho relativamente evolucionado, también es cierto que podemos ver simulación, retrocesos, violaciones, marginaciones y discriminación en materia de derechos (educación, salud, empleo), economía, política y en religión. 

La historia que se construye a partir de los debates del Constituyente de 1917, en materia religiosa, fue sin duda alguna la que establece la reafirmación del principio de la separación del Estado y las iglesias, así como la conservación de la libertad de culto y la educación laica. Es hasta el año de 1992, cuando se da una valiente y democrática decisión: considerar los derechos universales de libertad de creencias religiosas, en pro de la coexistencia de diversas manifestaciones de la fe, y el derecho de los individuos que las profesan, para ejercerla en plena libertad y seguridad jurídica. El 28 de Febrero de 1992, se reforman los artículos de nuestra Carta Magna, que le otorgan a las iglesias, la oportunidad de organizarse para obtener el reconocimiento conforme a derecho: de nacer a la vida jurídica como asociaciones religiosas. Es así como se confirma el espíritu de libertad y seguridad jurídica de los ciudadanos mexicanos organizados de ésta manera. 


Lo anterior lo refiero en razón de los eventos y sucesos socio- religiosos presentados en nuestro país en los últimos meses, derivados de la iniciativa de reforma del articulo 24 de nuestra Constitución (reglamentación de la profesión publica de la fe), aprobada por una minoría de los diputados y enviada a la cámara de senadores sin el debido consenso. También la visita del máximo representante de la iglesia católica y del estado Vaticano en tiempos electorales, y su invitación a misa a los candidatos presidenciales (aunque mucho se insistió en los medios y por la nunciatura católica mexicana, que su visita era “pastoral”, es decir, como representante de la iglesia y no como jefe de estado Vaticano). 

¿Hasta dónde hay realmente un estado laico?, ¿Dónde esta el límite o frontera de la separación del Estado y la Iglesia?, ¿Influye o no los comentarios del Papa, en torno a formas de gobierno y problemas sociales, hechos desde la fe católica?, ¿Por qué se permite el coqueteo e injerencia recíproca entre el Estado y la Iglesia?, ¿Recuerda usted a Fox en su primer acto de campaña, emulando a Hidalgo con el estandarte guadalupano, para convocar al voto? 

¡De los políticos hoy se puede esperar todo!, de la iglesia no debiera ser así. Tristemente vemos que en la devaluación de las instituciones, también se coló la iglesia. En la justificación de un “evangelismo de responsabilidad social”, vemos una manipulación de la fe en favor de ciertas personas, partidos e intereses. 

Es verdad que el evangelio de Jesús nos enseña a honrar a quien honra merece (Romanos 13:7), que como cristianos debemos ser buenos ciudadanos (Tito 3:1), orar por nuestros gobernantes y por quienes nos presiden (Romanos 13:1). Pero también es cierto, que Jesús hace una separación explicita, entre el Estado y la Iglesia, cuando en alguna de las muchas ocasiones que los gobernantes de su tiempo le enviaron espías para sorprenderle en alguna sedición, o rebelión contra el César (gobernador romano), y estos le preguntaron; ¿cómo creyentes era lícito dar tributo al César? . ¡La respuesta fue contundente!: -¡Enséñenme una moneda!… ¿De quién es la imagen y la inscripción en esta moneda?-…- del César, le responden-… “Dad pues a César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. “¡Zapatero a tu zapato!”.