Buscanos en facebook

www.facebook.com/laperladeldesierto

PROXIMAMENTE!!!

PROXIMAMENTE!!!

LLANTERA MEXICALI

LLANTERA MEXICALI

----------------------

----------------------

jueves, 7 de junio de 2012

Crimen… ¿sin castigo?

Por. Lic. Jesús Benigno Pérez González 

Este pasado 5 de junio se conmemoraron 3 años de una tragedia inédita. Un suceso que a todos nos duele e indigna de alguna manera. 

Por los medios de comunicación impresos y electrónicos, miramos la crónica y hemos seguido el proceso de investigación, y las acciones que se han dado para castigar a los culpables. Me refiero al incendio en la guardería ABC de Hermosillo, que pone de manifiesto el dolor de las familias agraviadas, y la indignación de un pueblo que se solidariza con marchas y manifestaciones de protesta, en las que se pide justicia. Se pide justicia a un sistema o gobierno que es responsable en alguna medida, por la corrupción y simulación en la que operaba la guardería, a un gobierno que nunca tendrá una respuesta adecuada, al dolor e indignación que causa el solo recordar el fatal incendio, y la indefensión en la que estaban estos menores. 

Tres años buscando a los culpables o responsables de la muerte de 49 niños inocentes y más de 70 niños afectados por el incendio. Mismos tres años en los que el gobierno y sus instituciones para la repartición de justicia no han respondido; evaden responsabilidades y todos se deslindan. 

El ideal de justicia en este caso, es que los funcionarios involucrados y los dueños mismos de la concesión de la guardería, paguen con cárcel el crimen cometido. Cualquier persona con sentido común sabe que ellos tienen la mayor responsabilidad en este caso. Pero también, nosotros como sociedad somos responsables. Tenemos el sistema y gobierno que nos merecemos, todos somos parte de la corrupción y simulación que vive México. Para que haya corrupción, tiene que haber quien da y quien recibe, y nosotros estamos en uno de los dos supuestos; incluso hay quienes están “dando y recibiendo”. ¡Sí, hay responsabilidad y simulación social! Nosotros hemos permitido, tolerado, y en algunos casos, hemos sido proactivos en el sistema corrupto (moral, político, económico y religioso) que tenemos. 


A lo largo de estos tres años hemos visto como se politizó la tragedia. Las respuestas y el actuar de las autoridades competentes son tan absurdas. En medio de este panorama tan desalentador cabe una pregunta: ¿con la encarcelación de funcionarios y dueños, se repara el daño?... ¡No, la respuesta es no! (aunque sí contribuiría a un descanso emocional y psicológico de los agraviados, y sería una lección ejemplar para dar indicios de la voluntad del gobierno para acabar con la impunidad). No fueron muebles lo que se perdió, no fueron aparatos. Eran niños, preciosos, sanos, amados. Indefensas criaturas victimadas por el sistema corrupto mexicano. 

La atención médica y psicológica brindada a las víctimas, la indemnización y prestaciones económicas otorgadas a los deudos, NO PAGA el daño causado. Tal vez no miremos una justicia terrena que de el merecido castigo a los culpables, y la reparación del daño a los agraviados. De algo estoy seguro, ¡todos los responsables y/o culpables no quedaran sin castigo! Hay una justicia Divina a la que nadie escapa (Hebreos 9:27). No creo que coman y duerman tranquilos, quienes se saben responsables de 49 infanticidios y más de 70 heridos y mutilados. 

Cada 5 de junio habrá políticos y “personajes” incómodos; mientras que el movimiento “5 de junio” y su pugna por la justicia ABC no calle, seguirá recordándonos nuestra corrupción (política y moral). 

Sólo me resta hacer votos de oración. Que cada uno de lo padres que perdieron un hijo, los que están lidiando con secuelas del incendio, los niños heridos y mutilados que están en tratamiento médico; puedan encontrar paz, sanidad y consuelo (en Jesucristo lo hallarán sin medida). Oro que nuestros políticos y gobernantes cambien, que las instituciones se transformen, que los responsables de esta tragedia se arrepientan y busquen el perdón de Dios (en verdad lo necesitan), pues dañaron algo muy querido para Dios… “Dejad a los niños venir a mí, y no se los impidáis; porque de los tales, es el reino de Dios” Marcos 10:14.